La vida laboral de toda persona puede verse interrumpida por alguna enfermedad o accidente que comprometa su continuidad, algunas veces de forma definitiva.

Como consecuencia, si te encuentras ante un proceso traumático o patológico que reduce o anula tu capacidad para continuar al frente de tu puesto de trabajo, puedes optar por solicitar la incapacidad permanente.

¿Pero qué sucede si te la deniegan? Veamos qué tipos de incapacidad permanente existen, cómo se tramita la prestación y por qué un abogado especializado puede ser vital en todo el proceso para conseguirla.

Qué es la incapacidad permanente

En su modalidad contributiva, la incapacidad permanente es una prestación pensada para cubrir la pérdida de rentas salariales o profesionales que sufre una persona afectada por un proceso patológico o traumático derivado de una enfermedad o accidente que reduce su capacidad laboral de forma presumiblemente definitiva.

TIPOS Y GRADOS DE INCAPACIDAD PERMANENTE

Podemos clasificar la incapacidad permanente contributiva en cuatro tipos:

  • Incapacidad permanente parcial: es compatible con cualquier tipo de trabajo, incluido el que estuvieras desarrollando. Por tanto, mantienes el derecho a reincorporarte a tu puesto de trabajo. Eso sí, se reconoce una disminución del rendimiento de trabajo no inferior al 33% y la empresa podrá reducir tu nómina en función de la disminución acordada de horas de trabajo.
  • Incapacidad permanente total: es compatible con cualquier actividad, pero te invalida para realizar las tareas de tu profesión habitual. Para llegar a este grado, te tienen que diagnosticar un grado de minusvalía igual o superior al 33%.
  • Incapacidad permanente absoluta: es incompatible con el trabajo por cuenta propia o ajena, es decir, no podrás llevar a cabo tu profesión habitual ni ninguna otra.
  • Gran invalidez: se concede cuando la persona necesita asistencia de una tercera persona para organizar su vida cotidiana y ya tiene concedida una pensión por incapacidad permanente.

Cómo tramitar la prestación por incapacidad permanente

Es el Instituto Nacional de la Seguridad Social el encargado de evaluar, calificar y revisar la incapacidad, así como de determinar las contingencias causantes de la misma, para reconocer el derecho a una prestación económica contributiva por incapacidad permanente, en sus distintos grados.

¿DÓNDE SE TRAMITA UNA INCAPACIDAD PERMANENTE?

La prestación por incapacidad permanente se tramitaría, por tanto, en la dirección provincial del INSS donde tengas tu domicilio. En este sentido, serán las direcciones provinciales del INSS, a través de sus Equipos de Evaluación de Incapacidades (EVI), las que decidan en todas las fases del procedimiento.

¿CUÁNTO SE COBRA POR UNA INCAPACIDAD PERMANENTE?

Hay dos aspectos que se tendrán en cuenta a la hora de calcular la pensión:

  1. La base reguladora: esta varía según cuál sea la causa de la incapacidad permanente. Suele resultar más beneficioso que la incapacidad permanente provenga de un accidente o enfermedad profesional (se tiene en cuenta lo cotizado el último año) que de una enfermedad común (se toman para el cálculo los últimos ocho años cotizados).
  2. El grado de incapacidad concedido: parcial, total, absoluta o gran invalidez. Cuanto más alto sea el grado, más porcentaje de base reguladora. Como ejemplo, para la total se toma el 55% y para la absoluta y gran invalidez el 100%.

Así mismo, es necesario tener un período de cotización mínimo, siempre que la incapacidad provenga de una enfermedad común. No así en las incapacidades permanentes derivadas de accidente (laboral o no) o enfermedad profesional, en cuyo caso no se exige período mínimo de cotización.

¿Por qué es tan importante un abogado si te deniegan la incapacidad permanente?

Si la Seguridad Social emite la denegación de una incapacidad permanente (algo que suele ser muy común), recuerda que el primer paso es reincorporarte a tu puesto de trabajo (si estás trabajando), para no ponerlo en peligro.

Si la reincorporación sigue siendo inviable por tu estado de salud, cógete las vacaciones generadas y no disfrutadas o solicita un reconocimiento médico a la empresa.

Entre tanto, existen mecanismos para reclamar, tanto si no se aprueba la incapacidad permanente como si no estás de acuerdo con el grado concedido. En todo el proceso, será fundamental la actuación de un abogado especialista:

    1. Reclamación previa vía administrativa: es un trámite administrativo mediante el que solicitas al INSS que vuelva a evaluar la solicitud inicial. Tienes 30 días hábiles desde la notificación del INSS.
    2. Reclamación por vía judicial: si la respuesta sigue siendo negativa, puedes interponer una demanda judicial en un plazo de 30 días. Tu abogado tendrá que estudiar si es viable presentar una demanda de incapacidad ante el Juzgado de lo Social, basándose tanto en criterios jurídicos como médico-periciales. En este sentido, es importante recopilar informes médicos exhaustivos y determinantes desde el principio del proceso.
    3. Recurso: si no se gana el juicio, se puede interponer un recurso ante el Tribunal Superior de Justicia correspondiente. El Tribunal Supremo será la última instancia. En cualquier caso, es importante consultar con tu abogado la conveniencia de extender el proceso.
    4. Despido objetivo: puede suceder que la empresa opte por un despido objetivo aduciendo ineptitud del trabajador, conocida o sobrevenida con posterioridad a su colocación efectiva en la empresa. Para ello, dicha ineptitud tendrá que reunir una serie de características: que sea permanente y no circunstancial, verdadera y no simulada, etc. Este despido lleva aparejada una indemnización de 20 días por año trabajado con un límite de 12 mensualidades.

CONSEJO ONANDIA: la denegación de una incapacidad permanente tiene efectos desde el mismo día en que se te comunica, por lo que, si estabas de baja, estarás de nuevo de alta para trabajar. En un proceso de estas características, con tantas implicaciones para tu vida y para tu salud, es vital que te pongas en manos de un abogado especialista.

Empieza tu reclamación de indemnización por accidente AHORA
Consulta rápida

Respuesta rápida en 24h

    He leído y acepto la política de privacidad

    En cumplimiento de lo establecido en la normativa vigente de Protección de Datos de Carácter Personal, le comunicamos que los datos recogidos en el presente formulario quedarán incorporados y serán tratados en el fichero denominado Usuarios Web bajo la responsabilidad de RAMÓN ONANDIA ALSIUS con el fin de poder prestar sus servicios, así como para mantenerme informado sobre cuestiones relativas a la actividad de la empresa.
    Le informamos que los datos que nos facilite serán tratados de forma leal, transparente, adecuada, pertinente, limitada, exacta y actualizada y no se comunicarán o cederán a terceros, exceptuando que esta comunicación sea necesaria o pueda suponer una mejora para la finalidad de los mismos, siempre acorde a la normativa vigente en materia de protección de datos, Reglamento General de Protección de Datos.
    En el supuesto de que se produzcan cambios en alguno de los datos facilitados, con la finalidad de mantener nuestro fichero actualizado, le rogamos nos lo comunique por escrito.
    Le informamos de la posibilidad que tiene de ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación del tratamiento y portabilidad de sus datos de carácter personal de forma presencial en las oficinas de RAMÓN ONANDIA ALSIUS, acompañando copia de DNI, o bien mediante correo postal a RAMBLA CATALUNYA 87. 2º D de BARCELONA, 08008 BARCELONA, o correo electrónico ROA@ONANDIA.COM.